Cómo viajar con perros

Cada vez son más las familias que cuentan con un animal de compañía como un miembro inseparable de la familia. Existen muchas opciones para viajar con nuestro perro sin tener que dejárselo al vecino cuando nos vamos de vacaciones o pasamos el fin de semana fuera de casa. Eso sí, tenemos que ser previsores y algo organizados para evitar cualquier sorpresa que pueda chafarnos el plan del fin de semana.

viajar-con-nuestro-perro

Si vamos a viajar en coche, la DGT recomienda el uso de un arnés de seguridad especial para perros que va enganchado al cinturón del coche, lo que evitará cualquier lesión en caso que haya un frenazo brusco o un accidente. Aunque éste sistema es el más recomendado, existen otras opciones, como redes que evitan que el perro salga del maletero y pase a la zona de pasajeros; barras separadoras, algo más resistentes; trasportines, en el caso de animales más pequeños; o remolques, en el caso que se transporten varios perros.

Quizás la opción menos interesante de transporte público sea el autobús. Si bien las condiciones varían según la compañía y el tamaño de nuestro perro, lo habitual es hacer un espacio a nuestra mascota entre las maletas de la bodega, un lugar a oscuras y sin ventilación. Puede que según la ocupación y la benevolencia del conductor podamos subir a nuestra mascota a bordo, pero no tenemos ninguna garantía de ello.

El tren es una alternativa al autobús y las condiciones de transporte varían según el tipo de tren. Para aquellos que viajen en AVE o trenes de larga o media distancia, deberán acomodar a su mascota dentro de una jaula o trasportín y siempre tener la documentación al día. El dueño que viaje en turista deberá abonar el precio correspondiente al 25% del asiento, mientras que será gratuito para aquellos viajeros que viajen en clases Preferente sentada, Club, cama Preferente, cama Gran Clase y Butaca Gran Confort. La única excepción se aplica a los perros lazarillo, que podrán viajar de forma gratuita en todos los trenes.

Para aquellos que viajen en avión, éste sea probablemente el medio de transporte más complejo, y las condiciones varían según la compañía. Es imprescindible informarse bien sobre las condiciones de transporte de animales con nuestra aerolínea antes de comprar el billete para evitar cualquier sorpresa desagradable. Por ejemplo, Easyjet y Ryanair no aceptan animales a bordo, a menos que sean perros lazarillos.

En el resto de aerolíneas y como regla general, los animales vivos van en bodega en recipientes que aseguren la comodidad del animal, una buena ventilación, un cierre que no vaya a abrirse y un fondo impermeable. En la mayoría de aerolíneas, por ejemplo, se permite que los perros pequeños que no pesen más de 8kg (trasportín incluido) viajen en cabina.

Un par de detalles importantes y que nos pueden evitar muchos dolores de cabeza es el uso de microchips para identificar a nuestra mascota, así como tener al día la cartilla de vacunación y obtener un pasaporte, que nuestro veterinario nos puede tramitar de forma sencilla. Antes de cualquier viaje hay que evitar darle de comer a nuestro perro, al menos unas 4 horas antes de viajar para trayectos cortos y 8 horas para trayectos de larga distancia. Por último, deberemos comprobar que nuestra mascota será bien recibida en el hotel, camping, piso turístico o balneario que hayamos escogido, y sólo nos quedará disfrutar de la salida o vacaciones en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *