¿Puedo darle leche a mi perro?

Los perros son mamíferos, lo que significa que sus crías se alimentan de leche al nacer. Cuando un mamífero llega a la edad adulta deja de producir lactasa, la encima que permite digerir la lactosa, un azúcar complejo que contiene la leche. Aunque hay algunas personas con intolerancia a la lactosa, en general los humanos somos los únicos mamíferos que tenemos la capacidad de seguir digiriendo leche en la edad adulta. Esto se debe a que, a lo largo de los siglos, el sistema digestivo de los humanos se fue adaptando para digerir la leche, probablemente entre los grupos de pastores nómadas de las grandes estepas asiáticas, cuya dieta contenía muchos productos lácteos.

Y aquí viene la gran pregunta. ¿Puedo darle leche a mi perro adulto? La respuesta es: mejor no. Aunque hay algunas razas que pueden tolerar mejor la leche, en general, los perros no toleran bien la lactosa. La leche de vaca y, en menor medida la leche de cabra, contienen este azúcar que resulta de difícil digestión para un perro, por lo que no es aconsejable darles leche. Esto no significa que la leche sea un alimento tóxico, sino que es de difícil digestión, lo que, dependiendo de la cantidad ingerida, puede darle descomposición, diarrea, vómitos o gases excesivos.

¿Pero y si mi perro aún es un cachorro? ¿Tolerará bien la leche de vaca? La respuesta también es no. Los cachorros son extremadamente sensibles y solo pueden beber leche de perra o en su defecto, la que venden en las clínicas veterinarias que es especial para ellos. Si le damos leche de vaca a un cachorro seguramente la devorará, pero las grandes cantidades de lactosa jugarán en contra de su sistema digestivo aún en desarrollo, y puede que tengamos graves problemas.

Como comentábamos anteriormente hay algunos perros que toleran mejor la leche que otros. La forma correcta para saber si al nuestro le sienta bien la leche es darle pequeñas cantidades y observar su comportamiento. Si observamos algún síntoma en las siguientes horas o días sabremos que nuestro perro no tolera bien la leche.

Los derivados de la leche como el yogurt o el queso, son de fácil digestión, ya que estos alimentos contienen muy pocas cantidades de lactosa. Eso sí, tenemos que ir con especial cuidado con el azúcar o la sal añadidos. Si queremos darle yogurt que sea preferiblemente natural, y el queso mejor fresco y sin sal. Cuidado con los quesos curados, ya que éstos acostumbran a tener grandes cantidades de sal. Otro derivado de la leche que a los perros les encanta son los helados, pero no es recomendable darles a menos que sea un helado natural y sin azúcar, que son los que menos abundan en las heladerías y supermercados.

Finalmente, aunque no sea la norma general, hay algunos perros que no sólo no toleran bien la lactosa, sino que son alérgicos a ella. En este caso veremos que los síntomas son muy exagerados, como decaimiento, pérdida de energía o incluso pueden hasta producirse hinchazones. Si es así, lo más recomendable es acudir al veterinario, especialmente si pasadas veinticuatro horas los síntomas no desaparecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *