Alimentación de perras durante la lactancia

La importancia de la alimentación de perras durante la lactancia

La alimentación durante la lactancia es una época muy exigente a nivel calórico para una perra. La producción de leche es seguramente una de las actividades que requieren más energía en la vida de una perra.

Sin olvidar que la lactancia se inicia justo después de 60 días de embarazo, con lo que es imprescindible ser muy cuidadosos en la alimentación que le demos a la nueva mamá, ya que el periodo de amamantamiento puede resultar extenuante.

Como debemos alimentar a la madre

Los cachorros suelen alimentarse con leche de su madre durante al menos seis semanas. Como hicimos durante el embarazo, es imprescindible mantener los niveles de azúcar en sangre para evitar posibles mareos, mediante pequeñas dosis de comida repartidas a lo largo del día.

Es preferible hacerlo así que alimentar a la madre de forma copiosa y dejarla muchas horas sin comer nada. Comer abundantemente hará que la madre tenga digestiones más pesadas, lo que le causará cansancio.

La alimentación ideal para la madre es aquella de fácil digestión y de alta cantidad calórica, con buenas cantidades de proteína, grasas, carbohidratos y fibra. No hay que olvidar tampoco dejar al alcance una buena cantidad de agua, ya que éste es el elemento fundamental para una correcta producción de leche.

Aunque las necesidades calóricas son muy altas, en principio no es necesario cambiar la alimentación de la madre durante la lactancia, a no ser que así lo indique nuestro veterinario.

En algunos casos, se puede usar comida para cachorros, aunque es bueno que nuestro veterinario nos oriente para saber cuáles son las necesidades específicas de nuestro perro.

Alimentación perra durante la lactancia

Qué cosas debemos evitar suministrar a nuestra perra

Tampoco son recomendables los suplementos nutricionales, vitaminas o minerales hasta después del embarazo, ya que todo lo que la madre coma pasará directamente a los cachorros a través de la leche, y estas sustancias no son aconsejables en crías recién nacidas.

También es bueno evitar cualquier medicamento hasta terminar la lactancia. Si la madre tiene algún problema específico, hay que consultarlo con el veterinario, pero no auto medicar a nuestra mascota.

Otros consejos a tener en cuenta

La lactancia es un periodo muy bonito en el que los cachorros crecen a gran velocidad. Es bueno que la madre tenga un espacio reservado para ella y para sus crías, y respetar los tiempos de lactancia para que las crías se desarrollen con normalidad.

Hay que ofrecer a nuestra mascota una esquina cómoda y protegida del frío, en la que ella se sienta cómoda para poder alimentar a sus cachorros.

Toda nuestra dedicación se verá recompensada con el crecimiento saludable de unos perritos vitales y alegres que llenarán de felicidad todo nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *